Lavanda

La lavanda es una especie de las aromáticas que no presenta exigencias particulares.

Descripción

La lavanda es una especie de las aromáticas que no presenta exigencias particulares.

Debido a su procedencia del clima mediterráneo, la lavanda no agradece las tierras particularmente húmedas, por lo que te recomendamos esperar a que el terreno se haya secado entre un riego y otro, pues no toleran el encharcamiento.

Su floración es variable entre las distintas especies y va de la primavera al verano. Al terminar la floración, la lavanda tiene que ser podada para eliminar todos los tallos florales.

Es importante realizar una poda drástica a las plantas un poco debilitadas y poco compactas, de modo que se dejen solo unos pocos centímetros de tallo. De este modo la planta crecerá más lozana y fortalecida estimulando el desarrollo de nuevos brotes.